3/2/18

Líderes y jefes



por Mariano Rovatti

Cuando integramos una organización, puede ocurrir que trabajemos detrás del objetivo de crecer dentro de ella, ganando nuevos espacios de poder y mayores niveles de responsabilidad. Para ello, ponemos el acento en nuevos conocimientos y en estrategias exitosas para llegar al logro.

Pero, también ocurre que ese lugar implica conducir a otras personas. Lograr que ellas trabajen a favor de nuestras decisiones. Y podemos sentir que llegamos a esa instancia sin la debida preparación.